Pedidos superiores a 75€ con envío gratis.

Parece que el cambio climático ha llegado, y la industria del aceite de oliva podría ser la primera en la línea de fuego.
La buena noticia es que sabemos como se puede solucionar.

Te lo voy a explicar.

Andalucía, la zona olivarera más importante del mundo, se enfrenta a dos cosechas fallidas seguidas.

Las altas temperaturas récord de primavera en 2022 han sido seguidas por sequías fuera de temporada (y luego inundaciones extremas) en 2023.

Sin duda el cambio climático ha llegado y a pesar de que lo decían, Andalucía no se ha preparado para ello.
Así que, la industria del aceite de oliva podría ser la primera en la línea de fuego.

Podríamos estar enfrentando un período de volatilidad, disrupción y, en el peor de los casos, colapso ecológico.

Y el primer impacto de la crisis se puede ver en los precios del aceite de oliva que ha alcanzado máximos históricos.

Es una buena noticia para los agricultores que se quejaban que tenían que vender su aceite a precios por debajo de su coste y que le resultaba ruinoso.

Pero es una mala noticia para marcas y clientes, sin duda estos precios tan altos se traduce en una sustitución de aceites de cocina más baratos, ya se habla del aceite de nuez o el aceite de coco que aguantan altas temperaturas y son aptos para freír, aunque es España no los utilizamos por una cuestión de tradiciones y de cultura.

También esa alza en los precios incentivan el fraude por parte de los proveedores, me refiero a las noticias que se han publicado de la mezcla de aceite de oliva virgen extra con aceite de girasol con el objetivo de abaratar los costes y el precio en el mercado.

Hay que tener claro que los auges siempre conducen a caídas, y así acabar con la especulación e inversiones en esos precios más altos.

«La cura para los precios altos son los precios altos»

Para las marcas y los procesadores, la respuesta obvia es encontrar nuevos suministros y comenzar a plantar en otras regiones: cuanto más eficiente, mejor.

Lo que lleva a una inversión en arboledas de súper alta densidad en Portugal parece estar acelerándose, y en Túnez, la otra gran área de crecimiento reciente de la producción, es también impulsar la «renovación» de la producción actual mediante el cultivo de súper alta densidad.

Pero creo que, hacer lo mismo de nuevo podría ser un error.

Yo como productora de aceite, Embruxo creo en la agricultura regenerativa, creemos en los beneficios que proporciona la regeneración del suelo. ¿Qué es la agricultura ecológica?

Por este motivo, la crisis actual de Andalucía era algo que se veía venir y no nos coge de sorpresa.
Es el resultado sin duda del colapso de la biodiversidad, la degradación del suelo, los ciclos de agua rotos y, a su vez un abuso de insumos que fomenta el cultivo de olivos de alta densidad,

Usar esta crisis de cosechas para promover prácticas intensivas e insumos no ayudará en nada a que nuestra industria se adapte al cambio climático, al contrario, lo hará más vulnerable y hará que este desastre se extienda a regiones que todavía no se han visto afectadas.

Y es muy fácil de entender el por qué una arboleda super intensiva daña nuestro ecosistema.

Donde se arrancan árboles centenarios para poner en su lugar hileras de cientos de árboles, los nutrientes de la tierra no alcanzan para alimentar a esa arboleda tan grande, como consecuencia los árboles no reciben los nutrientes que necesitan.

El fertilizante artificial satisface esa demanda pero, al mismo tiempo, interrumpe las redes de intercambio microbiano-fúngico que ahora entendemos que apoyan la vida del suelo, reduciendo aún más la fertilidad natural.

Para reducir la competencia por los alimentos y el agua, los agricultores aplican herbicidas para matar las malas hierbas, creando suelo desnudo y desnudando la biodiversidad que apoya a los depredadores naturales de plagas como la mosca del olivo.

De esta manera, el pesticida se vuelve necesario para mantener la calidad y el rendimiento. El fungicida también es necesario para apoyar a los árboles ahora más susceptibles a las infecciones, matando cualquier hongo beneficioso que quede.

Así que ahora gran parte del cultivo del olivo andaluz existe en un desierto de monocultivo, mantenido solo por insumos químicos: suelo rocoso y seco, tierra, no suelo, que contiene poca materia orgánica y contiene muy poca agua; La evapotranspiración de plantas y suelos que anteriormente creaba lluvia ha desaparecido.

El aumento de la demanda de agua solo puede provenir de los acuíferos locales, que ya no se renuevan. Cuando llega la lluvia, permanece en la superficie y crea inundaciones.

¿Y ahora qué? ¿Qué tan seguros estamos de que esto es real? ¿Necesitamos cancelar miles de millones invertidos en la producción intensiva de aceite de oliva en el sur de España? ¿Qué podemos hacer?

En primer lugar, es obvio que nadie lo sabe. Dos Cosechas fallidas consecutivas podría ser un evento extraño. La cosecha 2024/25 podría ser enorme y los precios podrían normalizarse. Nuevas fuentes de suministro podrían entrar en línea, compensando la volatilidad en la producción andaluza.

Pero incluso si no podemos estar seguros de que el cambio estructural esté aquí, podemos medir su impacto potencial. Si al menos es posible que algo se haya roto en Andalucía, responsable de casi el 40 por ciento de la producción mundial de aceite de oliva, podría ser una catástrofe ecológica, económica y social nacional y de toda la industria.

Afortunadamente, es demasiado pronto para descartar la región. Los olivos no están destinados a destruir los ecosistemas. Son una especie clave regional; Pueden mantener la tierra unida, extrayendo agua de las profundidades subterráneas para su uso por otras especies, proporcionando un hábitat rico y otros servicios ambientales, sin mencionar la nutrición deliciosa y saludable para las comunidades humanas. Pueden hacerlo de nuevo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *