Helado con Aceite de Oliva Virgen Extra

Fuente: Honestlyyum

Se está acabando el verano, pero aún estamos a tiempo de comer algo de helado 😜 Eso sí, no vale cualquier helado. Nosotros os proponemos uno basado en la dieta mediterránea y que combina perfectamente con vuestros hábitos saludables. Exactamente, un helado de Aceite de Oliva Virgen Extra.

¿Os animáis a realizarlo vosotros mismos? ¡Toma nota para no perderte ningún paso!

Ingredientes

5 yemas de huevo

70 gramos de Stevia

250 ml de leche de coco

250 ml de nata para montar (si debéis evitar este ingrediente os damos estas alternativas)

100 ml de aceite de oliva virgen extra

Cómo prepararlo:

Separamos las yemas de las claras (retiramos, de momento, las yemas), las batimos y añadimos la Stevia hasta llevarlas a punto de nieve.

Mientras tanto, en un cazo, ponemos a calentar la leche junto a la nata. Cuando esté a punto de hervir retiramos el cazo del fuego y añadimos poco a poco las yemas. Tras esto, añadimos la mezcla que realizamos al principio (las claras y la Stevia) y mezclamos todo con las varillas.

Una vez mezclado todo, ponemos de nuevo el cazo al fuego – pero esta vez a fuego lento – y mezclamos constantemente, sin que llegue a hervir, hasta obtener consistencia.

Una vez que hayamos espesado nuestra mezcla, la retiramos del fuego y dejamos que repose y se temple. Una vez templado, añadimos el aceite de oliva virgen extra, hasta que quede bien integrado.

Y ahora… es hora de dejar enfriar nuestro helado de aceite de oliva virgen extra. Si no tenéis una heladera, podéis introducir el helado en un recipiente hermético y meterlo en el congelador. 

Por último, cuando haya pasado una hora, deberéis sacar el recipiente y remover el helado. A partir de ese momento, ese proceso debéis realizarlo cada media hora (durante 3 horas) para que vuestro helado quede cremoso y no genere hielo.

Cómo presentarlo:

20 minutos antes de presentar el helado en la mesa, es bueno sacarlo del congelador para que lo disfrutes en su modo más cremoso.

Y para darle el toque final, os recomendamos estas tres formas de presentarlo:

  • Con un chorrito de AOVE por encima.
  • Con miel calentita para hacer contraste.
  • Con onzas trituradas de chocolate negro sin azúar.

 

¡Chim, pum! Helado casero hecho. Ahora a disfrutarlo 😍

Comparte

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *