10 beneficios sorprendentes de Embruxo

Mesa con aceite Embruxo, mermelada y tostadas

Siempre es una alegría cuando un alimento delicioso resulta ser bueno para la salud. Y hoy vas a descubrir 10 beneficios sorprendentes de Embruxo, el aceite de oliva virgen extra que mejorará tu calidad de vida.

El aceite de oliva ha sido un elemento básico de las culturas mediterráneas durante miles de años. Y, actualmente, sigue siendo el aceite más popular. De hecho, los expertos en nutrición creen que la cuenca mediterránea alberga algunas de las poblaciones más longevas precisamente porque su dieta diaria típica es muy abundante en grasas saludables. Como las que contienen: el aceite de oliva virgen extra, los frutos secos y los pescados grasos. 

Y es que, en comparación con otros aceites de cocina, el consumo del aceite de oliva virgen extra se ha asociado a grandes beneficios para la salud.

10 beneficios de nuestro AOVE: 

Está repleto de polifenoles.

El aceite de oliva virgen extra es una fuente abundante en polifenoles (compuestos bioactivos naturales con propiedades antioxidantes que se encuentran en alimentos vegetales como frutas, verduras y aceitunas) que ayudan a reducir el colesterol malo.

Promueve la salud cardiovascular.

En el estudio PREDIMED, las personas que consumían una dieta de estilo mediterráneo que incluía más de 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra por día tenían un riesgo menor de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

El AOVE también se ha relacionado con la mejora de los niveles de colesterol y la reducción de la presión arterial.

Puede reducir el riesgo de ciertos cánceres.

Si bien ningún alimento es una fórmula mágica para la prevención del cáncer, el consumo de aceite de oliva puede ser una de las razones por las que las tasas de cáncer tienden a ser más bajas en los países mediterráneos. Los hallazgos de un estudio reciente de 2020 sugieren que el aceite de oliva virgen extra desencadena cambios en las bacterias intestinales que están asociados con la prevención del cáncer colorrectal; e investigaciones anteriores han demostrado que las mujeres que consumen más aceite de oliva tienden a tener un menor riesgo de cáncer de colon y de mama. Esto se debe a que varios componentes del aceite de oliva, como: el ácido oleico, hidroxitirosol y el oleocantal, han demostrado propiedades anticancerígenas,

Mejora la memoria. 

El estrés oxidativo está implicado en la progresión de enfermedades neurodegenerativas, incluida la enfermedad de Alzheimer. Pero los polifenoles del aceite de oliva virgen extra, en particular el oleocantal, funcionan como potentes antioxidantes que pueden ayudar a contrarrestar este efecto. 

Mejora el estado de ánimo.

Varias investigaciones sugieren que las grasas del aceite de oliva apoyan el sistema nervioso central, ayudando a que los nervios funcionen correctamente y aumentando los niveles del neurotransmisor de serotonina que ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo. 

Combate el dolor y la inflamación. 

El aceite de oliva puede ser una buena adición a tu dieta si padeces artritis u otra condición inflamatoria crónica. Por un lado, se ha demostrado que las grasas monoinsaturadas reducen los niveles de proteína C reactiva, un marcador inflamatorio que se eleva en condiciones como la artritis reumatoide. Y por otro, el aceite de oliva virgen extra contiene el polifenol oleocantal, que ha demostrado tener propiedades antiinflamatorias similares al ibuprofeno. 

Apoya al microbioma intestinal. 

Tu microbioma intestinal influye en todo, desde la digestión hasta el estado de ánimo y la apariencia de tu piel, por lo que mantenerla saludable es lo mejor. ¡Buenas noticias! Los polifenoles del aceite de oliva pueden reducir la inflamación del tracto gastrointestinal y fomentar el crecimiento de bacterias buenas para nuestro organismo. 

Apoya el sistema inmunológico. 

¡¡Resulta que a tu sistema inmunológico le encantan las grasas saludables!!

El AOVE es el aliado perfecto contra infecciones bacterianas y víricas, dado que aumenta la cantidad de células que participan en el proceso defensivo de nuestro cuerpo aportando una mayor resistencia ante agentes patógenos externos.

Equilibra el azúcar en sangre y puede ayudar a prevenir la diabetes.

Las grasas saludables son un componente dietético clave para cualquier persona que intente prevenir o controlar la diabetes tipo 2. Todas las grasas ayudan a retardar la absorción de glucosa en el torrente sanguíneo, lo que puede mantener estable el azúcar en la sangre; y el ácido oleico (principal grasa monoinsaturada del aceite de oliva) es particularmente protectora contra la resistencia a la insulina.

Puede ayudarte a perder peso. 

Debido a que el aceite de oliva ayuda a mantener estables los niveles de azúcar en la sangre, puede ayudar a frenar los antojos que, de otro modo, podrían llevarte a comer en exceso y aumentar de peso.

La conclusión es que el aceite de oliva es increíblemente nutritivo y ningún otro aceite de cocina se compara en términos de sabor, versatilidad y beneficios para la salud. Así que adelante, dale a tus comidas y recetas una buena llovizna (o un trago) de este maravilloso oro líquido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *